Lecciones de Un Colibrí

Historia de un Inquilino
Por: Guillermo Anderson

Tomado de: http://www.holaceibita.com

Hace un par de años compré un alimentario para colibríes. Al colgarlo, y proveerlo de una miel que elaboramos en casa, le colocamos algunas flores del jardín para que los diminutos pájaros se acercaran; En poco tiempo varios colibríes curiosos llegaron a probar la miel.

La ciencia asigna los colibríes a la familia “Trochiliade” y al orden“Apodiformes.” Confieso que debido a las dificultades de luz a la hora de fotografiar y por los diminutos detalles en que hay que reparar, no he terminado de identificar al que me he referido. Quien lo ve a plena vista, ve un plumaje esmeralda brillante y un llamativo pico naranja.

Había leído que los también llamados “zunzunes” eran muy posesivos y territoriales, pero no estaba preparado para lo que habría de ver; De todos los que se acercaban veíamos como nuestro colibrí, pequeño en comparación con los demás, decidió posarse en un colgadero de ropa cercano y peleaba ferozmente contra cualquier otro que se acercara a la miel. Poco a poco los demás pajarillos se fueron haciendo la idea de que aquella fuente de alimento tenia dueño y fueron dejando al “Dueño” el control del espacio, el alimentario y las flores de ese rincón de nuestra casa.

“El Dueño” se instaló en casa y me convertí en un asiduo observador de su comportamiento.
Así fue como poco a poco y desde la comodidad de mi casa fui aprendiendo algunas cosas sobre el mundo animal; Yo esperaba levantarme por las mañanas y disfrutar del revuelo de una variedad de coloridos colibríes compartiendo agradecidos y en armonía la miel que ofrecíamos. La experiencia resultó todo lo contrario. En vez de una lección de armonía en la naturaleza, los incidentes que nos ha tocado observar han sido de una violencia tremenda; Cuando “El Dueño” ve a un colibrí extraño acercarse a su miel, el invasor, sin importar su tamaño, es recibido con una serie de fieros picotazos. Aquello se convierte en una trifulca aérea espectacular después de la cual sale siempre vencedor nuestro inquilino, que con aire triunfal y serenidad vuelve a ocupar su trono en el colgador de ropa.

Interesante es, como la naturaleza se encargo en mi caso, de desmentir sus estereotipos. En esta ocasión, el del colibrí dócil y pasivo. Yo esperaba una escena idílica por las mañanas en mi jardín; Ya me veía yo cual San Francisco de Asís hablando con los pajaritos, mientras revoloteaban en torno al Néctar. El resultado ha sido un pajarillo terriblemente posesivo, territorial y feroz. En la naturaleza la lucha por sobrevivir puede ser mas violenta de lo que los entusiastas del mundo natural solemos pensar.

No estoy acusando de nada al pico anaranjado de nuestro jardín pero quizás su comportamiento refleja el grado de dificultad que significa para un ave tan frágil, el sobrevivir en un vecindario donde cada vez hay menos jardines y menos flores. Me pregunto si el amenazado Colibrí Esmeralda, especie única en el mundo y habitante del Bosque Altamente Seco de Yoro, Honduras, se está volviendo también cada vez mas agresivo y territorial ahora que los tractores y la ganadería dejan cada vez menos espacio para la flor “Pie de Niño” cuyo néctar es su mas importante alimento.

¿Si esto esta ocurriendo con los colibríes, que no estará ocurriendo con los seres humanos, que igual a ellos también viven en vecindarios cada vez mas faltos nos solo de jardines y flores si no también de bosques, agua y recursos para su subsistencia?

En realidad no requiere mucho concluir que el hacerle mas difícil la vida a los seres con los cuales compartimos el planeta nos vuelve la vida mas difícil, cruel y violenta a todos.

Mi familia y yo nos hemos encariñado de “El Dueño”; Nos alegra verlo orgulloso mostrando su pecho esmeralda y su pico anaranjado todas las mañanas. “El Dueño” se ha ganado mi respeto y me ha dado mucho que pensar. Pero asi como van las cosas debemos aceptar la triste posibilidad de que un día de estos, aparezca un colibrí mas agresivo, ágil y fuerte y nos sorprenda una mañana tomando su lugar en el colgador de ropa.

Nota: Terminaba de escribir este artículo cuando me escribe Fito Steiner Presidente de La Fundación Parque Nacional Pico Bonito diciendome que estaba en Olanchito, Yoro, Honduras queriendo salvar lo último que queda del “Bosque Altamente Seco”, unico hogar del colibri en el mundo, de la inclemencia de los tractores.

~ por Luis Daniel en febrero 8, 2007.

Una respuesta to “Lecciones de Un Colibrí”

  1. Te recomiendo colocar otro bebedero lejos del anterior. Eso evita invasiones del territorio de “El Dueño”.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: