Las Aves. pt 2

•abril 27, 2015 • Dejar un comentario

Esta serie de posts, será un pequeño esfuerzo para download de mi cabeza la mayor parte de las cosas que aprendí de las aves durante mi peregrinar por el país buscándolas. Se realizan con la intención de ilustrar y dar alcance de la mejor manera que puedo. Con la esperanza que le sean útiles a la humanidad y sino pues, igual es entretenido escribirlas.

Ok, la última vez que platicamos habíamos esbozado un poco la evolución de las aves desde reptiles gigantescos a pequeños reptiles con plumitas. Y bueno,  a mi manera de verlo, la pluma fue el mas grande éxito que las aves pudieron desarrollar en su camino evolutivo.

Así que millones de años mas pasaron y los pequeños reptiles con plumitas fueron cambiando de formas, algunas terrestres con poca o ninguna capacidad de vuelo, algunas voladoras de tamaños medianos grandes y pequeños hasta algunas formas acuáticas muy similares a los pingüinos que conocemos actualmente. Toda esta diversificación de formas, tamaños y hábitos se dio precisamente por la abundancia de recursos que el planeta presentaba en ese momento.

Ahora bien, como todos sabemos, no todas las aves son capaces del vuelo. Por un lado tenemos a excelentes voladoras como los zopilotes (buitres), los inmensos albatros o las pequeñas golondrinas. Asimismo tenemos aves que nunca han gozado la facultad de volar como ser el avestruz, los tinamúes y por que no mencionarlo, el kiwi. Estas son aves que abandonaron el camino del vuelo y se especializaron en caminar para encontrar su alimento. Hay otra cosa interesante en estas aves no voladoras, la mayoría de estas son de las aves mas primitivas y pertenecen a un grupo mas grande llamado “Ratites”. Como podrán imaginarse, son aves mas pesadas, su envergadura es diferente a la de un ave voladora, sus patas se encuentran diseñadas para la locomoción en dos patas, etc.

Pero aprecie el lector que las gallinas comunes y corrientes del patio de la casa si bien no pueden volar de manera prolongada como por decir un Tordo, si pueden batir sus alas vigorosamente y desplazarse por el aire algunos metros al sentirse asustadas. Nuevamente, la configuración corporal de estas no les permite el vuelo extendido.

Ya con esto digamos que podemos cerrar el capítulo de la evolución. El lector acucioso e interesado por aprender mas acerca de como empezó este viaje, podrá acercarse a libros de evolución o a la misma wikipedia o google.

Así que, saliendo un poco de la evolución en si, nos adelantaremos algunos cuantos de millones de años en la historia del planeta para caer a Honduras muy atrás en el tiempo. Imagine el lector el planeta tierra cuando los continentes formaban una sola  mas de tierra llamada Pangea. Con el tiempo y a través de la tectónica de placas, las grandes masas de tierra se fueron moviendo, expandiéndose hacia aquí, constriñendose hacia aca, formando Laurasia y Gondwana. Otro tiempo pasó y los continentes comenzaron a tomar la forma que les conocemos actualmente.

América del Sur se separó de Africa y aun al día de hoy se puede apreciar la conexión que hubo entre estos. La india se conectó con Asia y formó los himalayas. América del norte se separó de lo que actualmente es Europa y así, un lento baile planetario. Lo que es interesante de todo esto es que cuando América del Norte y América del Sur estaban aproximadamente en sus posiciones actuales, Honduras y el resto de Centroamérica no existía como tierra emergida. Aun se encontraban en el fondo del mar.

Pero si estaban en el fondo del mar, Como fue que aparecieron sobre la superficie y conectaron ambas Américas. Nuevamente, la respuesta se encuentra en el movimiento de las placas. Para que se hagan la idea, imaginen al planeta tierra en toda su esfericidad, pero véanlo ahora como una esfera que está conformada por varias piezas. Esas piezas son las placas que flotan sobre el manto. La tierra muy dentro de su ser está en constante movimiento por el calor producido por el núcleo y el manto. Este fenómeno produce además el vulcanismo. Entonces, este calor ejerciendo fuerza sobre las placas las obliga a desplazarse ya sea separándose una placa de otra o una placa sumergiéndose debajo de la otra. Nuevamente, el lector interesado, podrá referenciar con mayor detalle acerca de la tectónica de placas.

Así que, en la vecindad de Centroamérica existen dos placas de gran importancia una es la placa de Cocos en el pacífico de Centroamérica, en parte responsable del vulcanismo regional y la otra la placa del caribe. Ambas placas están en un juego geológico milenario de mover a centímetros cada vez a Centroamérica. Que sucedió entonces?

Sucede que la placa de cocos empuja las tierras hacia el Este y la placa del Caribe empuja la tierra hacia el Oeste y el Sur. Este  toma y daca o “tit for tat” como se dice en inglés produjo que las tierras que se encontraban totalmente en el fondo marino comenzaran a elevarse, centímetro a centímetro por miles y miles de años. El lector se preguntará entonces, que tierras son las mas antiguas en Centroamérica? La respuesta es muy sencilla. Las primeras tierras emergidas son las montañas mas altas. En el caso de Honduras, el Cerro las minas,en las montañas de Celaque, la montaña de Pico Bonito y otras montañas altas.

Así que Centroamérica comenzó a surgir como islas a lo largo del istmo. Imagine nuevamente el lector una serie de islas de varios tamaños intentando unir a las dos Américas. El tiempo siguió pasando y estas montañas (muchas de ellas volcanes) se hicieron mas grandes, otras montañas aparecieron y poco a poco pequeños valles marinos y así se fue formando el puente centroamericano.

El lector se peguntará, que tiene que ver esto con las aves?. Pues tiene mucho que ver! ya en gran parte la aparición del puente terrestre definió mucha de la diversidad aviar y animal del continente. Pero ese será tema de otro capítulo de las aves.

Las Aventuras del Pequeño Tom

•abril 20, 2015 • Dejar un comentario

Bien bien bien. El cuento que a continuación se publica, fue escrito por mi amigo Ian Rodriguez. A sus 11 años ya comienza a dar sus pininos en la literatura. Un bonito cuenta lleno de aventura, suspenso, amistad y amor. Como toda buena historia debería ser. 

Debo admitir que este cuento me sorprendió debido a la complejidad de sus personajes y “plot twists”, lo que demuestra que no existe una edad para comenzar a hacer arte y todos tenemos algo grande dentro de nuestras almas. Salud Ian! y que este sea el inicio de una maravillosa aventura con las letras.

DG

Las Aventuras del  Pequeño Tom

Un cuento de Ian Rodriguez

El pequeño Tom era un niño que vivía maravillosas aventuras con sus padres Nick y Lara. Ellos eran felices en su trabajo de ayudar animales en peligro. En una ocasión, su jefe George les dio una misión muy importante, la que trataba de rescatar a un bebé lobo atrapado en una cueva.

Al momento de partir, los padres dejaron al pequeño Tom en el cuartel por que la misión era demasiado peligrosa para un niño de 11 años. El pequeño Tom se sintió decepcionado por que tenía fe en que con esa misión  le demostraría a sus padres, a George y los demás en el cuartel que el podía ser un miembro valioso del equipo.

A la mañana siguiente, el pequeño Tom se despertó a las 8:30 para cocinar el desayuno a sus cansados padres. Para su sorpresa, cuando llegó al cuarto notó que no habían regresado. El pequeño Tom fue al cuartel que estaba al lado de su casa en la selva para hablar con George y preguntarle que sucedía,  pero solo estaba su esposa Annie.

Annie le dio unas muy malas noticias a Tom. Le dijo a Tom que hubo un derrumbe en la cueva y que harían lo posible para salvarlos. Tom estaba muy deprimido por la situación de sus padres. Luego, fue a la escuela y se sentó al lado de su mejor amigo Jake para contarle lo que había pasado con sus padres. Sus amigos, John y Dave no  pudieron evitar escuchar y propusieron formar un equipo de rescate.

John era conocido por su rapidez. Eran tan rápido que le ganaba a los niños más grandes. Dave era tan grande que nadie se atrevía a tocarlo. Jake no era conocido por sus habilidades atléticas, sin embargo en inteligencia era el rey de la escuela. Sus amigos decidieron nombrar a Tom el líder del equipo de rescate. John ofreció llevar comida, Jake llevaría una brújula y reloj y Dave llevaría a su perro Max que era rastreador de la policía. Al tener casi todo preparado a Tom no se le ocurría que llevar hasta que  se le ocurrió llevara su navaja suiza. Así todos armaron sus mochilas con su equipo de campo, ni un solo detalle fue dejado por alto.

Su aventura comenzó al día siguiente. Poco después de comenzar su viaje, llegaron a un río en donde encontraron un pequeño venado atrapado en una cepo de cazador. Tom sacó su navaja y libró al pequeño venado de la trampa. De repente un hombre gritó muy fuerte “¡Fuera de mi propiedad!”. Los cuatro niños aterrados empezaron a correr mientras el hombre sacó una gran pistola y les disparó. El disparo fue a dar en otra trampa, colgada en un árbol donde había un conejo, John logró atraparlo a tiempo y Tom lo desató.

Mientras el cazador los seguía, los niños se adelantaron lo suficiente para hacerle una trampa. John por ser el mas rápido  sería la carnada mientras que Tom cortaría hojas para la trampa. Dave cargó rocas a un punto que Jake le indicó.  Cuando John apareció, perseguido por el cazador, Dave saltó de un pequeño árbol sobre un tipo de plataforma que con su peso lanzó muchas rocas. ¡Una palanca muy efectiva! Las piedras cayeron encima del cazador y esto solo le enfureció más. Este adolorido les siguió persiguiendo. Los niños pasaron por una pila de hojas de apariencia normal y cuando el cazador las pisó cayó en un agujero. Viendo al cazador indefenso, los niños le dijeron que le ayudarían si prometía no hacerles nada malo y el aceptó. Los niños ataron una cuerda a un árbol y con la ayuda de Dave sacaron a el cazador y el se fue a su casa avergonzado de como un grupo de niños le ganaron en su mismo juego. Aliviados del cazador, los niños continuaron la búsqueda por los padres de Tom. A medio camino hacia la cueva, se detuvieron y Dave sacó de su mochila comida de perro, un plato de perro, servilletas y sándwiches. Los niños y Max el perro comieron muy bien y por un momento olvidaron sus problemas.

Luego llegaron a otro río que se interponía en el camino a la cueva. Había dos maneras de cruzar, la primera a través de unas rocas que sobresalían de la corriente y la otra a través de un viejo puente de madera. Tom y Jake escogieron el puente mientras que John y Dave escogieron las rocas. Jake iba detrás de Tom cuando escuchó un “crack” en el puente. Una tabla se rompió y Jake cayó pero a tiempo pudo sujetarse del puente.  Al ver la situación, John y Dave pasaron las rocas tan rápido como pudieron para ayudar a Jake. Jake  les gritó “¡No estén mucho tiempo en el puente por que el peso se puede desmoronar completamente!” Tom se dio cuenta que sus amigos no  cruzarían a tiempo para salvar a Jake, todo dependía de el. Así que  solo le dijo “Agarrate fuerte!” Tom, sabiendo que su peso se distribuiría mejor a lo largo del puente en vez de un solo punto, se acostó sobre este, dejando sus brazos en el agujero hecho por Jake, le tendió la mano para que escalara.  Por suerte el puente aguantó un poco mas para que Tom terminara con éxito el rescate de su amigo. Al cruzar el puente, ambos se quedaron viendo algo asustados y comenzaron a reírse.

Luego de salvar a Jake, llegaron a la cueva a la que muchas veces habían ido en expediciones, notaron que la entrada estaba sellada por un deslizamiento de piedras. Tom dividió al equipo en dos grupos: Uno trataría de quitar las rocas de la entrada y otro buscaría la salida. Debían apresurarse por que se iba a hacer de noche pronto. Tom y John buscarían otra entrada junto a Max mientras que Jake sacaría las rocas con Dave. Dave sacaría rocas a mano y Jake usaba una pala. Tom y John recorrieron la montaña y encontraron otra entrada con pocas rocas.

Tom le dijo a John que junto a Max les avisara a los demás. Al poco tiempo John regresó con todo el equipo y comenzaron a quitar rocas por roca.  Max escarbaba un camino junto a Jake con su pala para lanzas las rocas y los demás lanzaban las rocas lejos de la entrada para abrirse paso.

De repente escucharon un sonido entre los arbustos. Max paró sus orejas y dio un gruñido nervioso. De los arbustos apareció un pequeño venado y un conejo. Tom recordó que eran los mismos que salvaron antes. Para sorpresa del equipo, vieron que el conejo trajo  a toda su manada y el venadito trajo a sus dos padres. Los venados quitaban rocas y los conejos escarbaban la tierra y así en poco tiempo lograron  abrir un agujero que serviría de entrada. Pero desgraciadamente se hizo de noche. Por suerte, Jake había llevado dos tiendas de campaña que se abrían solo con activárseles. Durmieron en las dos tiendas de acampar hasta la mañana siguiente.

Cuando entraron a la cueva muchas cosas malas pasaron: A Jake lo picó una avispa, John se cayó en un charco de lodo y Dave no respiraba bien por todo el polvo de la cueva. La cueva era muy oscura, pero todos llevaban una linterna. Al poco tiempo, llegaron a dos túneles lo que implicaba que  tendrían que separarse en grupos nuevamente. Esta vez, Max  se fue con Dave y Jake mientras Tom y John recorrieron el túnel pero solo llegaron a un callejón sin salida.

Al darse cuenta que tendrían que regresar, John escuchó un gruñido y de pronto miraron al bebé lobo salir de un hoyo. Tom agarró al lobezno y lo envolvió en un abrigo que tenía en su mochila- Los cuatro salieron del túnel sin salida y entraron en el otro túnel en busca de Dave y Jake y Max a quienes pronto los alcanzaron.

Tom escuchó un sonido en el fondo del túnel  y  al poco tiempo encontraron a los padres de Tom. Los cuales para sorpresa de todos estaban jugando a tirar piedritas en un agujero. Tom se puso muy feliz y los abrazó y les ofreció agua y sándwiches y los llevó hasta la salida. Todos estaban muy contentos, en especial los padres de Tom porque los niños rescataron al lobo bebé y por supuesto que a ellos también.

Al salir de la cueva, escucharon unos aullidos,  Max levantó las orejas hacia la dirección del sonido. “Son los papás del lobezno” dijo Nick. De repente el lobito dio unos aullidos y a los pocos minutos una nerviosa loba apareció. Tom puso al lobezno en el suelo y este salió corriendo en busca de su mamá. La madre lo lamió y antes de irse lanzó una mirada a los valientes niños.

Ya de regreso en el cuartel hicieron una entrega de medallas a los cuatro niños no solo por rescatar a los padres de Tom sino también por completar la misión de rescatar al lobito. Tom logró demostrar que ante el miedo y el peligro, se puede hacer lo correcto con la ayuda de los amigos. Así Tom se convirtió en parte del equipo protección de animales y al día de hoy continúa haciendo este trabajo en compañía de sus amigos.

                                           Fin

Las Aves. pt 1

•abril 9, 2015 • Dejar un comentario

Esta serie de posts, será un pequeño esfuerzo para download de mi cabeza la mayor parte de las cosas que aprendí de las aves durante mi peregrinar por el país buscándolas. Se realizan con la intención de ilustrar y dar alcance de la mejor manera que puedo. Con la esperanza que le sean útiles a la humanidad y sino pues, igual es entretenido escribirlas.

Y bien, las aves. Por donde comenzar. Las aves son animales vertebrados, son capaces de regular su temperatura corporal. De hecho, los mamíferos y las aves son los únicos organismos sobre la tierra que pueden regular su temperatura, por ende han tenido una mayor oportunidad y ventaja para colonizar sitios que de otra manera serían inhóspitos para otros grupos de animales. En la escala evolutiva se encuentran por encima de los reptiles y por debajo de los mamíferos.

De los reptiles las aves aun conservan características como ser la presencia de escamas en las patas. De hecho, allá hace mucho tiempo, hubo una diferenciación entre los reptiles gigantes (Dinosauros) y algunos reptiles pequeños que se especializaron en dos grupos diferentes, por un lado las aves y por el otro los mamíferos. En función de esto, se estima que los mismos dinosauros controlaban su temperatura ya que de acuerdo al registro fósil y la conformación de sus huesos, la velocidad que estos tenían así como poder caminar con la cola levantada se presentan como indicios para esta hipótesis.

Ahora, no confundan a los Pterosauros o Pterodáctilos como las primeras aves, estos fueron enteramente reptiles. Se preguntarán, entonces como se convirtieron los dinosauros en aves. Dentro del esquema de la evolución y no olviden que esto lleva miles de generaciones. Lo que se piensa que sucedió fue un adelanto estructural en un pequeño grupo de dinosauros pequeños. Esto fue el origen de la pluma, la cual se define como la modificación de una escama. En comparación, una pluma es mas liviana que una escama, pero por su estructura, brinda una protección similar. Entonces las primeras aves de esta manera fueron reduciendo peso lo que las hizo mas aerodinámicas.

Pero, para convertirse en aves como las conocemos ahora, tuvieron que pasar por otra serie de transformaciones, las que como mencioné, tomaron millones de años. No olviden que la tierra es un lugar bastante viejo y han sucedido muchas cosas a través del tiempo. Entonces, si ya tenemos unos pequeños dinosauros que están emplumando, que mas se necesitó para que se convirtieran en aves?. Deben tomar en cuenta que las aves vuelan por el hecho de que son bastante livianas,  por ende la evolución les fue quitando peso y estructuras que no necesitaba.

Entonces, las escamas se convirtieron en plumas, perdiendo así una parte de su peso. Conservaron las escamas en las patas seguramente para protección ya que sus patas son herramientas para alimentación y cazar, véanlas como patas con guantes de protección. Otra característica que perdieron de los dinosauros fueron los dientes. Todos podemos asociar los dinosauros y sus afilados dientes para cortar. Pero las aves perdieron esta característica por completo por que pesaban demasiado y seguramente las hacía muy pesadas de proa, lo cual dificultaba el vuelo. Perdieron entonces los dientes y desarrollaron el pico.

El pico se presenta como la siguiente característica fundamental del éxito de las aves. Si bien el pico no tiene dientes, el pico en asistencia de las patas sirve perfectamente para picar, cortar, romper y arrancar lo que sea necesario. Y vean que el pico es sumamente liviano en comparación con un juego de dientes. Ahora ya tenemos a las aves mas ligeras en su parte anterior y con plumas las que las hacen livianas y aerodimámicas. Pero seguían siendo demasiado pesadas como para realizar vuelos altos y largos.

Nuevamente la evolución les dió la oportunidad de reducir su peso. Y las aves apreciaron que no era necesario tener un esqueleto pesado y que algunos de sus huesos originalmente separados podían fusionarse y formar estructuras que en el proceso reducían espacio y peso. Si alguna vez han comido pollo y cerdo, podrán apreciar las diferencias fundamentales en la composición interna de sus huesos. En el caso de los huesos del cerdo, es un hueso denso, casi sólido. Por otro lado los huesos del pollo se aprecian huecos. Y sí, los huesos de las aves son huecos, pero no vacíos, están conformados de una manera tubular que les reduce el peso y a la vez les da resistencia.

Entonces, el combo está listo. Temperatura corporal autoregulada, plumas, escamas en las patas, un pico versatil y huesos huecos. Todo esto redujo el peso lo suficiente para que lograran las aves colonizar nuevos sitios. Y fue así como el registro fósil de aves comenzó a aparecer aquí y alla. Se estima que entre los fósiles mas antiguos de aves se encuenta Archaeopteryx, el cual fue encontrado en una cantera en Alemania allá por el siglo 19. Posteriormente aparecieron otros fósiles de aves acuáticas y aves terrestres.

Pero suficiente con la evolución ya que es un tema bastante extenso y lleno de cosas interesantes que el lector podrá escudriñar si el tema le parece merecedor. Pensemos entonces en que ya las aves se separaron completamente de sus ancestros reptilianos y ahora cada oveja con su pareja como dice el dicho.

Como entonces las aves colonizaron todo el planeta? La respuesta se encuentra muy asociada con las características propias de las aves, entre las que destaca la capacidad de volar, así como su capacidad cerebral, brindada en gran parte por la regulación de su temperatura corporal y asociado a esto, poder controlar la temperatura implicó que estas podían aguantar un rango mayor de temperaturas ya fueran estas mas bajas o mas altas.

Fin de parte 1

Un día diferente de Pajarear

•abril 6, 2015 • Dejar un comentario

Para alguien que no pajarea ya… las aves siempre son entretenidas cuando se les aprecia sin ninguna responsabilidad.

Un día diferente

Una mañana, temprano, ya que de lo contrario no tiene sentido buscarla; esperaba pacientemente el desarrollo de una actividad en el valle Sula. Como es conocido a nivel mundial, el mencionado valle se caracteriza por su humedad y elevadas temperaturas. Me encontraba entonces rodeado de un área abierta en la que por su apariencia singular y tristemente ordenada de los promontorios de gramíneas, cuales soldados de un ejército en harapos por la desgracia nos les quedaba mas que estar en posición de atención a esperar lo derrota definitiva.

Me encontraba en un arrozal abandonado, al entrecerrar los ojos hasta podría imaginarse uno el sudeste asiático. Pero no, era el magnífico valle de Sula. Y en este día no había sol, pero no significaba que el calor también estaba ausente. De hecho la tormenta apocalíptica con rayos, truenos y lluvia por doquier de la noche anterior, no ayudaba a mejorar la humedad relativa. Torturante, destructiva.

Esperaba entonces que el día mejorara y el sol apareciera, está de más decir que en todo ese día y el siguiente el sol no salió. Como los procesos atmosféricos no mejoraban, me sentí inquieto y dada mi naturaleza entrometida y el mal gusto por las cosas que no me interesan, me vi tentado a ver las aves y distraerme. Pensé: A ver cuantas aves puedo encontrar. Y así comencé. Como siempre los sospechosos de sospecha como el Zanate, El Tijul y el Zorzal, sin olvidar por supuesto a la Paloma Ala blanca. Aves tan comunes que cualquiera pensaría que no tienen más mérito que tener la facultad del vuelo. La que considero es una gran facultad.

Así pasaron algunos minutos, después de un tiempo pude ver un zanate macho. Negro cuasi azul, cola larga y un majestuoso pico que rezaba cantos territoriales mientras afilaba su pico en un poste de madera que le servía de percha. Amenazante, desafiante, imponente. Macho. Mientras tanto, las aves seguían su día a día sin darme la menor de las importancias, mientras que mi interés y atención era poco a poco atraída hacia el arrozal y su pequeño ecosistema.

De repente una garza bueyera, de las que dicen las leyendas llegó a América flotando en el cadáver de un Elefante Africano. Por acá una garza blanca con su impecable blanco cual oficial de la Armada en revista. Lejos casi en las nubes, zopilotes danzando sobre las corrientes térmicas, de lo cual siempre he considerado una vulgaridad que algún Tchaikovsky no haya escrito una sinfonía titulada las Termales de los zopes, como un complemento al lago de los cisnes. Pero que puedo hacer, la tierra es un lugar triste y malintencionado.

Mas tiempo pasó, de repente un Pibí Tropical, una de esas aves complejas que gusta de imitar en apariencia a sus primos y que ocasionalmente alguna persona fluida en Pibí logra identificar uno del otro por sus aparentemente distintos tonos de voz “Pibí”. Siempre he asociado a esta familia de aves con los dinosauros de allá cuando, quizá su nombre familiar Tyrannidae tenga algo que ver, pero que se yo de dinosauros o de tiranos. Y ya que estamos con los tiranos como esos de país de tercer mundo, pude ver algunos tiranos de mención como el Cristofué, como si el ave anduviese por la vida dando testimonio de un acto de aquel hombre que vivió hace mucho y tuvo muy buenas ideas, los norteamericanos como son algo mas liberados, mantienen que el ave dice “Kiskadee”. Su primo el chilero social también andaba cerca cantando alguna cosa u otra, la cual no atrajo la atención de nadie. Tal vez un episodio funesto en la vida amorosa del ave.

De repente, dos disparos de escopeta. Mi oído y la reacción de las aves cercanas a la detonación me llevaron al sitio de los hechos. Quien sabe que pasó, las aves se asustaron por un segundo y al cerciorarse que el ruido no era con ellos, regresaron a sus patrones normales de comportamiento y etiqueta.

Me detuve un rato a apreciar nuevamente los estoicos y decadentes mazos de arroz. Tierra anegada, olorosa a humedad y lodo. Dulce olor a ligera oxidación, cual feromona femenina después de consumar la lujuria original. Habían mazos anegados, otros sedientos de agua y entre tanto pleito por el acceso al agua, un gallito de agua caminaba sigilosa, agazapada y atenta a sus presas. Cada tanto un movimiento exacto de los músculos del cuello movía el pico para capturar sus presas, el movimiento recordaba al retroceso de una Colt .45. Exacta, mortal. Efectiva.

Y fue ahí donde mi mente viajó a otros universos y de repente estaba en un verdadero humedal, repleto de aves de toda forma y tipo y hábito y color y voz. La humedad me afectaba la cabeza y el sudor traicionaba mi temperatura corporal. Todo aquello era irreal, surrealista, imaginario, fantasioso y perverso. Un chipe amarillo preparándose para migrar de vuelta a sus sitios de anidamiento apareció diciendo “chip” sin cesar. Semilleros de cuello blanco comiendo granos de arroz de la planta como insignias arrancadas en baja deshonrosa. Garzas persiguiendo anfibios. Y de repente regresé a la realidad, una paloma de Castilla, aquella oriunda de los acantilados de Iberia, traída a América por conquistadores melancólicos que añoraban las aves de sus catedrales. Y pensé que jamás había visto un ave de estas en esas condiciones. Maravillosamente adaptables las aves son.

¡De repente un verdadero susto, un miedo palpable por todo el lugar! Aves volando despavoridas por cada punto cardinal, caos, miedo, confusión. Avergonzadas se habrán sentido todas ellas al darse cuenta que su temor no era mas que un zope cabeza negra que bajo volaba imitando sin malicia el vuelo rasante de un ave de presa. Nuevamente, y después de un silencio y un posterior barullo de aves, seguramente indignadas, la tranquilidad regresó y con ello el picoteo, la persecución, el canto, la protección del territorio y todas y cada una de las singularidades de estos sencillos animales. Pensé en como un animal que su cerebro es tan pequeño como deposiciones anales de un gato, puedan ser tan impresionantes, interesantes, complicados y fascinantes por observar e intentar interpretar su forma de vida.

Interesantes las aves son. Alguna vez solía decir, “dale una oportunidad a la aves y te gustarán, dales dos oportunidades y te enamoraran. En aquellos años, estuve enamorado de las aves y por que no decirlo, fue un romance largo, tórrido y puro al mismo tiempo. Ocasionalmente nos escapamos para amarnos en secreto, en donde nadie nos pueda ver y solo nosotros existimos.

Primero fueron Dinosauros magníficos y enormes. Ahora no son más que monstruos pequeñitos. Hambrientos, astutos, inteligentes, perseverantes y ajenos a la misericordia. Mi tipo de persona. Y por eso se podría decir, entre más conozco a las aves, menos me gustan las personas.

28 marzo 15

Algunas aves de Santa Bàrbara II

•agosto 27, 2012 • 1 Comentario

Levantado en abril y mayo 2011

Crypturellus soui
Ortalis vetula
Colinis cristatus
Podilymbus podiceps
Bubulcus ibis
Egretta thula
Coragyps atratus
Cathartes aura
Elanoides forficatus
Ictinia missisipensis
Buteogallus anthracinus
Buteo brachyurus
Buteo albonotatus
Buteo magnirostris
Buteo nitidus
Rosthramus sociabilis
Jacana spinosa
Patagioenas flavirostris
Zenaida asiatica
Columbina inca
Columbina passerina
Columbina talpacoti
Leptotila verrauxi
Arantinga nana
Amazona albifrons
Amazona autumnalis
Piaya cayana
Coccyzus americanus
Morococcyx erythropygus
Crotophaga sulcirostris
Glaucidium brasilianum
Nyctidromus albicollis
Cypseloides niger
Streptoprocne zonaris
Chaetura vauxi
Chlorostilbon canivetii
Amazilia luciae
Amazilia rutila
Trogon elegans
Eumomota superciliosa
Megaceryle torquatus
Chloroceryle americana
Melanerpes aurifrons
Lepidocolaptes affinis
Thamnophilus doliatus
Camptostoma imberbe
Oncostoma cineiregulare
Poecilotriccus sylvia
Tolmomyias sulphurescens
Contopus virens
Sayornis nigricans
Myiarchus tuberculifer
Myiarchus tyrannulus
Pitangus sulphuratus
Pachyramphus aglaiae
Myiodinastes luteiventris
Megarynchus pitangua
Tityra semifasciata
Cyclarhis gujanensis
Cyanocorax yncas
Psilorhinus morio
Cyanocorax melanocyaneus
Corvus corax
Progne chalybea
Hirundo rustica
Troglodytes aedon
Thryothorus maculipectus
Thryothorus modestus
Turdus grayi
Mimus gilvus
Oreothlypis peregrina
Dendroica petechia
Setophaga pensilvanica
Setophaga magnolia
Setophaga ruticilla
Seirus aurocapillus
Parkesia noveboracensis
Geothlypis poliocephala
Basileuterus rufifrons
Saltator coerulescens
Saltator atriceps
Piranga rubra
Habia fuscicauda
Phecticus ludovicianus
Passerina caerulea
Passerina cyanea
Dives dives
Quiscalus mexicanus
Molothrus aeneus
Icterus gularis
Icterus pectoralis
Icterus galbula
Amblycercus holosericeus
Psarocolius montezuma
Euphonia affinis
Euphonia hirundinacea

Algunas aves del Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado

•agosto 27, 2012 • 1 Comentario

Levantada entre diciembre 2010, abril y mayo 2011, diciembre 2011 y abril 2012 a travès de monitoreos.

Cairina moschata
Anas discors
Anas acuta
Ortalis vetula
Crax rubra
Podilymbus podiceps
Mycteria americana
Jabiru mycteria
Fregata magnificens
Phalacrocorax brasilianum
Anhinga anhinga
Pelecanus occidentalis
Tigrisoma mexicanum
Ardea herodias
Ardea alba
Egretta thula
Egretta caerulea
Egretta tricolor
Egretta rufescens
Bubulcus ibis
Butorides virescens
Agamia agami
Nycticorax nycticorax
Nyctanassa violacea
Cochlearius cochlearius
Eudocimus albus
Platalea ajaja
Coragyps atratus
Catarthes aura
Pandion haliaetus
Elanoides forficatus
Ictinia mississippiensis
Ictinia plumbea
Buteogallus anthracinus
Buteoallus uurubutinga
Buteo magnirostris
Buteo brachyurus
Caracara cheriway
Falco columbarius
Falco rufigularis
Falco peregrinus
Herpetotheres cachinnans
Aramides cajanea
Heliornis fulica
Porphyrio martinica
Pluvialis squatarola
Charadrius collaris
Charadrius semipalmatus
Charadrius vociferus
Jacana spinosa
Actitis macularius
Numenius phaeopus
Arenaria interpres
Calidris alba
Leucophaeus atricilla
Sternula antillarum
Hydroprogne caspia
Thalasseus maxima
Thalasseus sandvicensis
Patagioenas cayennensis
Patagioenas speciosa
Patagioenas flavirostris
Columbina inca
Claravis pretiosa
Aratinga nana
Pyrilia haematotis
Pionus senilis
Amazona albifrons
Amazona autumnalis
Piaya cayana
Coccyzus minor
Crotophaga sulcirostris
Glaucidium brasilianum
Chordeiles acutipennis
Nyctibius grandis
Nyctibius jamaicensis
Streptoprocne zonaris
Chaetura pelagica
Phaetornis longirostris
Anthracothorax prevostii
Amazilia tzacatl
Trogon melanocephalus
Eumomota superciliosa
Megaceryle torquatus
Megaceryle alcyon
Chloroceryle amazona
Chloroceryle americana
Chloroceryle aenea
Notarchus hyperrhynchus
Ramphastos sulphuratus
Melanerpes aurifrons
Sphyrapicus varius
Celeus castaneus
Dryocopus lineatus
Thamnophilus doliatus
Thamnophilus atrinucha
Dendrocincla homochroa
Xiphorhynchus susurrans
Xiphorhynchus flavigaster
Lepidocolaptes souleyetii
Ornithion semiflavum
Contopus virens
Contopus cinereus
Attila spadiceus
Myiarchus tyrannulus
Pitangus sulphuratus
Myiozetetes similis
Myiodinastes luteiventris
Tyrannus melancholicus
Tyrannus tyrannus
Tityra semifasciata
Vireo flavifrons
Hylophilus decurtatus
Psilorhinus morio
Cyanocorax yncas
Progne chalybea
Stelgidopteryx serripennis
Hirundo rustica
Thryothorus maculipectus
Troglodytes aedon
Henicorhina leucosticta
Turdus grayi
Dumetella carolinensis
Thraupis abbas
Parkesia noveboracensis
Mniotilta varia
Protonotaris citrea
Geothlypis trichas
Setophaga ruticilla
Setophaga magnolia
Setophaga petechia
Setophaga pensylvanica
Cardellina pusilla
Sporophila americana
Sporophila torqueola
Habia fuscicauda
Passerina cyanea
Dives dives
Molothrus aeneus
Quiscalus mexicanus
Icterus pectoralis
Icterus galbula
Psarocolius montezuma

Algunas aves de Santa Bàrbara

•agosto 27, 2012 • Dejar un comentario

Listado levantado entre abril y mayo 2012

PHALACROCORACIDAE
Neotropic Cormorant Phalacrocorax brasilianus
CRACIDAE
Plain Chachalaca Ortalis vetula
ARDEIDAE
Great Egret Ardea alba
Green Heron Butorides virescens
THRESKIORNITIDAE
Roseate Spoonbill Platalea ajaja
CICONIIDAE
Wood Stork Mycteria americana
CATHARTIDAE
Black Vulture Coragyps atratus
Turkey Vulture Cathartes aura
FALCONIDAE
Sharp-shinned Hawk Accipiter striatus
Roadside Hawk Buteo magnirostris
Short-tailed Hawk Buteo brachyurus
Zone-tailed Hawk Buteo albonotatus
Red-tailed Hawk Buteo jamaicensis
Common Black Hawk Buteogallus anthracinus
FALCONIDAE
Collared Forest-Falcon Micrastur semitorquatus
COLUMBIDAE
White-winged Dove Zenaida asiatica
Common Ground Dove Columbina passerina
Inca Dove Columbina inca
White-tipped Dove Leptotila verreauxi
PSITTACIDAE
White-fronted Parrot Amazona albifrons
Olive-throated Parakeet Aratinga nana
CUCULIDAE
Squirrel Cuckoo Piaya cayana
Groove-billed Ani Crotophaga sulcirostris
STRIGIDAE
Ferruginous Pygmy-Owl Glaucidium brasilianum
TROGONIDAE
Black-headed Trogon Trogon melanocephalus
Elegant Trogon Trogon elegans
MOMOTIDAE
Blue-crowned Motmot Momotus coeruliceps
Turquoise-browed Motmot Eumomota superciliosa
ALCEDINIDAE
Amazon Kingfisher Chloroceryle amazona
Green Kingfisher Chloroceryle americana
RAMPHASTIDAE
Collared Aracari Pteroglossus torquatus
CAPRIMULGIDAE
Common Nighthawk Chordeiles minor
Common Pauraque Nyctidromus albicollis
APODIDAE
Vaux`s Swift Chaetura vauxii
TROCHILIDAE
Green-breasted Mango Anthracothorax prevostii
Canivet`s Emerald Chlorostilbon canivetti
Blue-throated Goldentail Hylocharis eliciae
Honduran Emerald Amazilia luciae
Cinnamon Hummingbird Amazilia rutila
Plain-capped Starthroat Heliomaster constantii
PICIDAE
Acorn Woodpecker Melanerpes formicivorus
Golden-fronted Woodpecker Melanerpes aurifrons
Golden-olive Woodpecker Piculus rubiginosus
Lineated Woodpecker Dryocopus lineatus
Pale-billed Woodpecker Campephilus guatemalensis
THAMNOPHILIDAE
Barred Antshrike Thamnophilus doliatus
TYRANNIDAE
Northern Beardless Tyrannulet Camptostoma imberbe
Northern Bentbill Oncostoma cineiregulare
Fork-tailed Flycatcher Tyrannus savana
Yellow-olive Flycatcher Tolmomyias sulphurescens
Black Phoebe Sayornis nigricans
Dusky-capped Flycatcher Myiarchus tuberculifer
Brown-crested Flycatcher Myiarchus tyrannulus
Great Kiskadee Pitangus sulphuratus
Boat-billed Flycatcher Megarhynchus pitangua
Tropical Kingbird Tyrannus melancholicus
Social Flycatcher Myiozetetes similis
Sulphur-bellied Flycatcher Myiodinastes luteiventris
TITYRIDAE
Rose-throated Becard Pachyramphus aglaiae
Masked Tityra Tityra semifasciata
VIREONIDAE
Rufous-browed Peppershrike Cyclarhis gujanensis
CORVIDAE
Green Jay Cyanocorax yncas
Brown Jay Psilorhinus morio
HIRUNDINIDAE
Northern Rough-winged Swallow Stelgidopteryx serripennis
TROGLODYTIDAE
Spot-breasted Wren Pheugopedius maculipectus
Plain Wren Thryothorus modestus
House Wren Troglodytes aedon
POLIOPTILIDAE
Long-billed Gnatwren Ramphocaenus melanurus
TURDIDAE
Clay-colored Thrush Turdus grayi
PARULIDAE
Gray-crowned Yellowthroat Geothlypis poliocephala
Rufous-capped Warbler Basileuterus rufifrons
CARDINALIDAE
Red-throated Ant-Tanager Habia fuscicauda
THRAUPIDAE
Blue-gray Tanager Thraupis episcopus
Yellow-winged Tanager Thraupis abbas
Blue Bunting Cyanocompsa parellina
Black-headed Saltator Saltator atriceps
EMBERIZIDAE
Blue-black Grassquit Volatinia jacarina
White-collared Seedeater Sporophila torqueola
Rusty Sparrow Aimophila rufescens
ICTERIDAE
Melodious Blackbird Dives dives
Great-tailed Grackle Quiscalus mexicanus
Altamira oriole Icterus gularis
Spot-breasted Oriole Icterus pectoralis
Yellow-billed Cacique Amblycercus holosericeus
Chestnut-headed Oropendola Psarocolius wagleri
FRINGILLIDAE
Scrub Euphonia Euphonia affinis

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 56 seguidores